21 de mayo de 2007

MAPA CONCEPTUAL PARA HACER POESÍA.


MAPA CONCEPTUAL PARA HACER POESÍA.



Elija palabras adecuadas.
La sonoridad poética
es ineludible:
Si está demasiado cansado
puede optar por colores,
que no sean ni primarios
ni secundarios:
púrpura, lima, topacio,
siena o cobalto, por ejemplo,
y olores tenues,
graduales,
rescatados de la memoria.
A veces, la sinestesia,
la metonimia, ayudan.
Tampoco es cuestión
de andar diciendo que
lo que todo lo que huele sabe
y lo que se oye se mira.
No abuse.
Déjese de retóricas.
No olvide la cadencia y el ritmo.
Basta la salud,
diría mi abuela.
No mencione cielos estrellados,
caracolas,
gregario y sagrado,
besos, uvas o racimos,
pobreza, caderas.
-puede usarse entrepierna
pero nunca muslos-
si se quiere evitar la tentación de
copiar las odas ya escritas.
Trate de ser original
aunque nunca lo logremos
porque no nos es dado merecerlo.
Corazón, viento, noche
-conviene que sean marinos-
no pueden faltan a los poetas
noveles o Nobeles.
¡Que manía!
En lo sucesivo,
desestime los relatos
existenciales,
deje en paz a la luna
y haga el favor
de encender el televisor
una vez que termina
su poema.
Vea las imágenes del noticiero,
los arreglados juegos de azar
y los dramáticos problemas
pasionales de la protagonista
del culebrón,
también llamado "la novela"
mientras que durante la tanda
la persona más bella
le dicta
que marca de cerveza
le devolverá
los juegos de roles de
la edad perdida.
Verá orgulloso
como al día siguiente
de visitar la Casa del Gran Hermano.
le salen versos peores.
Se sentirá avergonzado
y aniquilará su ego soberbio.
Destruya su obra.


Y no hay nada que estimule más
a los entusiastas
que darse cuenta
(advertir, explicar,
fijarse,
determinar, precisar,
comprobar
u otros sinónimos similares
que se le irán ocurriendo),
que la buena poesía
no es cosa de menores,
no admite ligerezas,
ni espera señales del Infierno.

Verá, mi amigo,
que tendrá que ponerse
a trabajar de lo lindo.




Posdata:
Nótese la pequeña trampa
que acabo de hacer.
Cuando se invoca a Lucifer
alguien leerá dos veces
el poema
-el perplejo titánico del Tártaro-
antes de tirar los papeles
a la basura o cerrar el libro
para ir a alquilar un video de acción;
y con esto ya fastidiaremos
bastante a nuestros
lectores ocasionales
de versos afeminados,
que esperaban regocijarse
diciendo que la poesía
es aburrida
y está pasada de moda.

7 comentarios:

tincho dijo...

Ja, por supuesto que nunca estara pasada de moda ni que será aburrida la poesía.
Me gusó tu texto por sus dejos irónicos y la voz tan familiar y cercana a pesar de la distancia del usted, aunque no me gustan los manuales para hacer poesía.
Que linda escena la de la película La Sociedad de los Poetas Muertos cuando rompen la introducción del libro que dice cómo se mide la poesía. Pero la puta que no es aburrida la poesía. Y que película bellísima.
Me pareció que los versos quedaron muy cortados, y que tal vez animarse a que sean un poco más largos no sería tan terrible. Personalmente priorizo que la sonoridad quede explícita.

PD: Deje un comentario en mi blog en respuesta al tuyo, después miralo.

Saludos

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Gracias, tincho.

Ya paso por tu blog.
Respecto de los versos "muy cortados", está muy bien observado.
El sentido es que ¿cómo podría dictarse un manual para escribir poesía desde la lírica del alejandrino?

A veces, uno experimenta distintos tipos de poética (por lo menos en mi caso, y si leés el poema Don Nicanor y los mosquitos, verás que adoro bucear en todos los estilos.

La sonoridad de este poema no necesita ser explicada.

Gracias por tu comentario y por el recuerdo de la bellísima película.
Ese profesor loco se parece mucho a mí. Mis alumnos viven dudando si estoy "bien de la cabeza" o si "esta profe es una masa" y navegan las anodinas aguas del desconcierto que les provoca la cultura. Como tiene que ser.

Lu.

~Fabro Tranchida~ dijo...

Nunca. Suficientes besos nunca.
En cuanto a las uvas, si bueno, je puede ser.

Y el cielo estrellado...
si; muchos hablaron sobre el ya, pero es que es TAN estrellado.

("Así, por cada hombre que jamás ha vivido, luce una estrella en ese universo.")

El olor de la sangre
el baile de una lengua
y las calabazas; como me gustan.

Me gustó mucho.

Ah, Vengo desde el nido de un gorrión y dejé un comentario allí también.


Un saludo.


Fabro Tranchida
sayyesama.blogspot.com

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Sí,ya lo conocía y siempre me pareció muy oportuno leerlo cuando siento que no tengo cómo escribir pero quiero.
Genial.
Un beso grande.
Lucy.-

núria dijo...

cuántas cosas debo aprender y en la busqueda me regocijo.

saludos

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Y hago algunos cambios en la versificación porque es significativo el comentario de tincho.

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

« TÚ Y YO - VERSIÓN LIBRE SOBRE UN POEMA ENVIADO POR UN BLOGGER, QUE PIDIÓ RESERVA DE IDENTIDAD (por Lucía Angélica FOLINO) | Inicio
08 Sep 2008

MAPA CONCEPTUAL PARA HACER POESÍA - ( Un poema de Lucía Angélica Folino)Escrito por: Lucía Angélica FOLINO el 08 Sep 2008 - URL Permanente
MAPA CONCEPTUAL PARA HACER POESÍA.

MAPA CONCEPTUAL PARA HACER POESÍA.

Elija palabras adecuadas.
La sonoridad poética es ineludible:
Si está demasiado cansado
puede optar por colores,
que no sean ni primarios ni secundarios:
púrpura, magenta, topacio,
siena o cobalto, por ejemplo,
y olores tenues, graduales,
rescatados de la memoria.
A veces, la sinestesia,
las metonimias, ayudan.
Tampoco es cuestión
de andar diciendo que
lo que todo lo que huele sabe
y lo que se oye se mira.
No abuse.
Déjese de retóricas.
No olvide la cadencia y el ritmo.
Basta la salud,
diría mi abuela.
No mencione cielos estrellados,
caracolas,
gregario y sagrado,
besos, uvas o racimos,
pobreza, caderas.
-puede usarse entrepierna
pero nunca muslos-
si se quiere evitar la tentación de
copiar las odas y coplas ya escritas.
Trate de ser original
aunque nunca lo lograremos
porque no nos es dado merecerlo.
Corazón, viento, noche
-conviene que sean marinos-
no pueden faltan a los poetas
noveles o Nobeles.
¡Que manía!
En lo sucesivo,
desestime los relatos existenciales,
deje en paz a la Luna
y haga el favor
de encender el televisor
una vez que termina su poema.
Vea las imágenes del noticiero,
los arreglados juegos de azar
y los dramáticos problemas
pasionales de la protagonista
del culebrón,
también llamado "la novela";
mientras que durante la tanda
la persona más bella
le dicta
que marca de cerveza
le devolverá
los juegos de roles de la edad perdida.
Verá orgulloso
como al día siguiente
de visitar la Casa del Gran Hermano.
le salen versos banales y peores.
Se sentirá avergonzado
y aniquilará su ego soberbio.
Destruya su obra.
Y no hay nada que estimule más
a los entusiastas
que darse cuenta
(advertir, explicar,
fijarse,
determinar, precisar,
comprobar
u otros sinónimos similares
que se le irán ocurriendo),
que la buena poesía
no es cosa de menores,
no admite ligerezas,
ni espera señales del Infierno.
Verá, mi amigo,
que tendrá que ponerse
a trabajar de lo lindo.

Posdata:
Nótese la pequeña trampa
que acabo de hacer.
Cuando se invoca a Lucifer y al Infierno
alguien leerá dos veces
el poema
-el perplejo titánico del Tártaro-
antes de tirar los papeles
a la basura o cerrar el libro
para ir a alquilar un video de acción;
y con esto ya fastidiaremos
bastante a nuestros
lectores ocasionales
de versos afeminados,
que esperaban regodearse
diciendo que la poesía
es aburrida
y está pasada de moda