8 de mayo de 2007

UN SONETO CASTELLANO. (Vale como canción)

UN SONETO CASTELLANO.

lalá lalalalá lalá lalala
lalá lalalalá lalá lalala
lalá lalalalá lalá lalala
lalá lalalalá lalá lalala



lalá lalalalá lalá lalala
lalá lalalalá lalá lalala
lalá lalalalá lalá lalala
lalá lalalalá lalá lalala



lalá lalalalá lalá lalala
lalá lalalalá lalá lalala
lalá lalalalá lalá lalala



lalá lalalalá lalá lalala
lalá lalalalá lalá lalala
lalá lalalalá lalá lalala

6 comentarios:

roberto dijo...

Señora:
Esto no vale ni como intento lejano de nada. ¿Qué le está pasando? Ni siquiera es ingenioso ni divertido.

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Roberto, con tu sentido lírico y poético de la vida no encontrás sentido al poema. Te puedo llegar a entender.

En mi concepción, se trata de una denuncia a la que no considero ni divertida ni ingeniosa.
Simplemente es una crítica contra los rimadores de versos que se atienen a parámetros preestablecidos por los usos y costumbres, cuando en realidad la Poesía es por esencia derribamiento de muros.

Para hacerlo hay que saber qué es lo que uno quiere revolucionar, provocar como impacto.

No es tu caso, pero sé que muchos de los sonetistas que se jactan de poetas han sentido profunda repugnancia por estos versos ya que delatan los suyos. Entonces, el objetivo lapidario fue cumplido con éxito.

Es algo similar al cuadro : "El
cuadrado negro", que muchos han calificado como un intento burdo,
pero a otros nos parece que fue la mejor definición pictórica
del mundo televisivo actual, muchísimo tiempo adelantado al Big Brother.

Lamento, que el más lúcido de mis lectores no lo haya comprendido así.

roberto dijo...

Dices que Poesía es por esencia derribamiento de muros, me haces acordar a Paco Ibañez cuando cantaba "La poesía es un arma cargada de futuro", pero si bien podemos o no concordar en esto, creo que no es lo relevante.
Si escribes poesía lo haces para que tu lector, el otro, sienta atravesada su alma por tus versos. Si no hay acción no hay reacción.
Una cosa son las vanaglorias vanas de quienes se autodefinen como artistas y otra muy distinta es SER un artista, y no es con fuegos de artificio que se consigue llegar al alma de las gentes que, supongo, es el puerto de destino de todos los esfuerzos de quienes decidieron que su misión sobre esta tierra es dar aunque sea un poquito de belleza para que la vida de los demás(y la del artista también, por supuesto) sea más llevadera y tenga un sentido que trascienda el mero acto de comer todos los días.
Y como colofón un comentario personal, si el más lúcido de tus lectores soy yo, vives en el país de los ciegos y yo vengo a ser el famoso tuerto.
y, a fuer de sincero, no creo que ese país sea tu morada.
¿Te acordás de los "agrandadores de loros" de los que habla Dolina? No te asocies a ese club.
Un beso

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Para decir verdad, el autor del poema que musicalizó Paco Ibáñez fue Gabriel Celaya.
Esa canción, también cantada por Joan Manuel Serrat es una de mis consignas.

Cortázar decía que él escribía siempre para "un solo y único lector", y no por copiarlo sino porque así lo siento, hago lo mismo. Si logro el milagro de que alguien lea mis obras completas estaré satisfecha.

Lo que más lamento de los blogs es la imposibilidad de tener un corrector full time, para que deje bellos los textos y pula y lime las superposiciones, las repeticiones, los asuntos de estilo que a nuestro pesar surgen en la vorágine satelital.

Leí a Dolina hace tiempo y no recuerdo eso de "los agrandadores de loros", uf... ¿es pecado?

Tengo por naturaleza, mala memoria y me pierdo un montón de detallitos con o sin importancia.

Respecto del país que sea mi morada, podría contarte es el mío y no tengo otro. Pero si consigo una buena oferta que me permitiera vivir de la literatura (lo que sería mi anhelo más preciado) o al menos de la escritura, intentaría radicarme en una buena parte del planeta. Cualquier cosita, chiflá.

No creo que seas un tuerto en el país de los ciegos, , y está bien, si no te gustó el soneto, no me ofendo. Soy una persona poco dubitativa, aunque hago cambios permanentes en mis poemas odio reescribir. Reescribir es escribir algo nuevo.
Tampoco me considero una de esas artistas que adoptan pose de prima donna, porque el arte es una elección, un disfrute y una necesidad epidérmica de expresión.
Si lograra trascender, muchísimo mejor. Pero, también creo que las palabras mudan según las épocas y algo que ahora puede sonar mal dentro de algunas décadas podría renacer o viceversa. ¡Cuántos Premios Nobel han caido en la desgracia del olvido definitivo!

Me estoy acordando de Tagore, de Juan Ramón Jiménez y Mortensen en estos momentos.


LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmado,
como un pulso que golpea las tinieblas,

cuando se miran de frente
los vertiginosos ojos claros de la muerte,
se dicen las verdades:
las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

Se dicen los poemas
que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
piden ser, piden ritmo,
piden ley para aquello que sienten excesivo.

Con la velocidad del instinto,
con el rayo del prodigio,
como mágica evidencia, lo real se nos convierte
en lo idéntico a sí mismo.

Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
y canto respirando.
Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
personales, me ensancho.

Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,
y calculo por eso con técnica qué puedo.
Me siento un ingeniero del verso y un obrero
que trabaja con otros a España en sus aceros.

Tal es mi poesía: poesía-herramienta
a la vez que latido de lo unánime y ciego.
Tal es, arma cargada de futuro expansivo
con que te apunto al pecho.

No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es algo como el aire que todos respiramos
y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

roberto dijo...

Por las contestaciones que das a mis comentarios infiero que los leés con apuro y más interesada en dar tus opiniones que en escuchar lo que te han dicho.
Por otra parte creo que "maldigo la poesía concebida como un lujo cultural por los neutrales" es un himno de guerra dentro de una guerra (la civil española). Hoy suena fuera de contexto, hoy "neutrales" en nuestra Argentina me parece una desmesura.
Podemos coincidir en los méritos poéticos de Celaya, pero revindicar su militancia republicana en nuestra realidad argentina y hacernos carne de ella no creo sea certero.
Besos

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Te confieso que a veces me resulta difícil leerte. Seguir el hilo de tu pensamiento.
Voy a releer tus comentarios. Esperá.



"Si escribes poesía lo haces para que tu lector, el otro, sienta atravesada su alma por tus versos. Si no hay acción no hay reacción."
Eso se intenta, mas no siempre se logra.

no es con fuegos de artificio que se consigue llegar al alma de las gentes que, supongo, es el puerto de destino de todos los esfuerzos de quienes decidieron que su misión sobre esta tierra es dar aunque sea un poquito de belleza para que la vida de los demás(y la del artista también, por supuesto) sea más llevadera
Sé que no te gustó el soneto, me lo dijiste con toda honestidad. Te aclaro, por lo que habrás visto, que no siempre busco la belleza en los poemas.. También encuentro bella la fealdad, los malos motivos, el pie quebrado del verso libre.
No tengo intenciones de hacer que la vida sea más llevadera, porque la vida es maravillosa. Y digo esto sin optimismo, pero con deslumbramiento por la magia de estar ahora acá.
Me gustan las exageraciones casi caricaturescas, como decir "es una de mis consignas", porque la verdad es que no tengo consignas.
Te dije que no recuerdo eso de los "agrandadores de loros" y te ruego (es feo andar rogando) que me digas qué son, porque por motivos diversos, no tengo ahora los libros de Dolina al alcance de mi mano en biblioteca.


). Hoy suena fuera de contexto, hoy "neutrales" en nuestra Argentina me parece una desmesura.
No veo que ser neutral en la argentina sea una desmesura. Trato de serlo y tener una mirada lo más objetiva posible sobre pérdidas y beneficios.

Depende de la opinión política que tengas de este gobierno que hace discursos con la retórica de la izquierda y siembra pánico con el de la derecha. Eso sin entrar al trapo de los pobres recursos que maneja en cuanto a la economía de distribución de la riqueza, los beneficios para quien trabaja y el desapego por las instituciones que impedirían el autoritarismo formal que ejercen.

Sospecho, que no coincideremos en tampoco en este análisis sociocultural.


Lu-





A fin de no perder de vista tus comentarios, que siempre me interesan te pido que me los envíes por e-mail, a fin de responderte antes.

Lu.



"como colofón un comentario personal, si el más lúcido de tus lectores soy yo, vives en el país de los ciegos y yo vengo a ser el famoso tuerto.
y, a fuer de sincero, no creo que ese país sea tu morada."

Esto no pude llegar a comprenderlo cabalmente.
Explicamelo mejor.