12 de junio de 2007

A VECES PASA.


A VECES PASA.



A veces, pasa.
En el sopor de los domingos
quedo a solas con tu voz de verbo inconjugable,
como una coraza de rémora marina,
de cara al sol,
la herida impostora abierta,
la epidermis arrebatada.

A veces, pasa.
Suena el teléfono.
Llamada de Larga Distancia,
-larga y amarga distancia-
en el escondido túnel de mi alcoba.
Castigada, al instante,
la bestia que acosa a la soledad
huye.

A veces, pasa
que tus palabras son arcones con semillas
y fervor de primaveras
que hacen crecer amapolas en la cicatriz;
tientos de hendido entrecejo,
llamas terrestres, vaporosas, masculinas,
en las aguas profundas
de mi irremediable pasado.

Y pasa, también,
inexplicable, tu nombre,
que se hace espasmo
ante la sombra de la sombra de Venus
fatigada de ruidos y adjetivos,
vagabunda por tugurios angustiados
buscando rastros en las chispas,
malamente derrapadas,
de un desencanto envolvente
que acaba en silencio.

3 comentarios:

Vill dijo...

Hay que hacer que pase lo que a veces pasa.
Y que por favor que ese señor no te llame más.... que te vaya a ver carancho.
Y que te lleve unas flores pero no amapolas que se me hacen de adictos a las cosas y no a las personas.
Existen las rosas azules? dicen que al percibir su fragancia viene el olvido...

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

gracias, por llamar.

Vill dijo...

Ja ja, muy graciosa.