9 de junio de 2007

BANDERA ARGENTINA.





¿Será por los colores de la Virgen?
¿Será porque es el cielo en la mañana?
¿Será porque es pasión de multitudes
si en la cancha la vemos desplegada?

¿Será, tal vez, el sentimiento patrio
conque aprendimos en la escuela a amarla
y en Guerra de Malvinas la lloramos,
cortada entre los surcos de las balas?

Motivos no nos faltan, argentinos,
de sentir el orgullo de portarla,
escarapela afónica en el pecho,
enhiesta roca al corazón clavada.

II-

En la aurora fuiste águila guerrera,
viva llama que el deber enarbola,
en pasado, en presente y en futuro,
refundaste la Patria en cacerolas.

Bandera, modorrita dormilona
del Río de la Plata, de Misiones,
en zona de altiplanos y de sierras,
de pampas y de vientos hermanados.

A zarpazos, despierta el sentimiento:
el Sur es nuestro Norte, terco signo,
nuestra mirada amante y respetuosa
te sigue y te comanda en esta empresa
de ser pioneros de una Tierra Santa,
donde habitemos todos,
los ellos y nosotros,
los de enfrente,
sin miedos, sin prejuicios, sin tristezas.

3 comentarios:

Diego Gueler dijo...

Reconozco, mi querida Lucía, mi enemistad con la poética y la lírica. Es una lástima. Posiblemente, me esté automarginando de un extraordinario mundo de letras. Aún así, el blog me parece muy bien hecho, atractivo, dinámico. También, debo reconocerlo, he leído más bien poco del género. Dado que, alguna vez, pretendo comprender la Divina comedia -no en prosa, claro está- debo iniciarme el materia cuanto antes.

Vill dijo...

Muy bueno, en estos días los ellos son más ellos y los de enfrente están más lejos.
Oportuno. Sino iba a terminar pensando que los ellos tienen otra bandera.

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Gracias, diego, vill.
Nos estamos leyendo.