10 de julio de 2007

Nieve y café.




NIEVE.


(El día que nevó en Buenos Aires)


La eternidad de los copos que gruñen
cabe en un ojo.
La cabellera de Julio desgrana su caspa,
en un tesoro de blanco vestido de encaje.
Una fatiga crónica nos sorprende con el éxtasis
de un firmamento roto,
que hunde en sus casi noventa años
de música arrinconada en los oídos.
Nuestros abuelos nos lo contaron
para escucharse en el zumbido de la vibración.
Nieva en Buenos Aires.
El calendario está cumpliéndose ahora,
impertérrito y helado.
A su vez, lo contaremos,
sin miriñaque ni minifalda.
Alguien antes nos enseñó a mentir
sin titubear.
Les diremos que fue histórico,
que fue un presagio,
les diremos que fue
una bendición,
una magia
que patatín patatero.
Haremos lo imposible para que nos crean
que estuvimos felices y orgullosos,
sin pedestal a cuestas,
todavía en erupción.
No nos esconderemos del cazador
ni de la liebre desollada.
Haremos frente a nuestros secretos acentos.
Pondremos el pecho
para opinar todavía sobre corbatas,
vitrinas, religiones,
experimentos.
Sobre el cambio climático
nos limitaremos a sonreír,
y nos tomaremos el último café,
con gusto a tormenta inédita,
con olor a tigre de porcelana,
cortado, sin azúcar,
hasta que caiga un relámpago
o se evapore en sangre
el colesterol.

6 comentarios:

Belén* dijo...

De todas maneras hubiera preferido una ola de calor...
Un hecho insólito en Buenos Aires, nieva en la ciudad.
Del cielo cae cualquier cosa menos dinero.

queti dijo...

A mí me gustó que nevara, es una señal de que se vienen los "pingüinos"...

Laura Berra dijo...

Muy bueno! Acá la esperábamos el sábado pero se fue de turista a Buenos Aires. Saludos,

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

gracias, beli.
Muy lindo tu comentario.

Queti:
No, es un presagio de que habrá crisis energética y se tendrán que ir con la cola entre las aletas.

Laurita: un abrazo.

Vill Gates dijo...

Lucía, coincido con vos, tal vez sea un presagio de que todo este mundo artificial que pretenden mostrarnos se va a deshacer como un copo de nieve.

En algunos lugares va a tardar más en deshacerse porque no habrá calefacción.
La culpa será de los medios, los empresarios, de la derecha ultraliberal, de Maria Julia, de Videla e incluso, oh que horror, de Oesterheld por haber escrito El Eternauta.

Todo es lo mismo con tal de repartir culpas propias y embaucar sentidos ajenos.

Ya no puedo enojarme con queti, es un buen pibe al que han dopado años de adoctrinamiento los predicadores del odio, los que dividen.
Como bien sabés Lucía, la palabra "diablo" tiene su raíz en la palabra dividir. Él es el que divide. Y si nos gobierna gente que predica la división, el odio, no son en cierta medida diabólicos?

No tengo nada con vos queti, sabés que te entiendo, pero la verdad es que me hacés agarrar un poco de bronca a veces.

Además no era que vos no eras K?

Otra vez travestismo ideológico no, por favor.

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

vill vill:
Ocurre que queti no se entera de los casos de Felisa y Romina, porque èl opina que "la prensa hace una campaña en contra".


¿Còmo si hiciera falta?
La campaña en contra se la hacen solitos.



Las personas pasan. El diablo, el bien y el mal, el ying y el yang, lo fatídico, como quieras llamarlo.

Lo importante, lo que queda, es la poesía.
Intento desde ese pequeñísimo lugar ir sembrando la avidez por lo trascendente para contrarrestar la codicia de los poderosos.


Lu.