17 de julio de 2007

LABERINTOS.





LABERINTOS.


Navegante de Ariadna y de Quevedo,
castrada por el guante indivisible,
vas lamiendo la estela inmarcesible
del registro de un toro por el ruedo.

En cierta forma de mamario puedo
solventar la extrañeza inaccesible.
Es tiempo de manar un imposible
en ventanas sin luz, arder el miedo.


No hay fuego suficiente para asarlo
sin la pira caliente de la dama,
en la cama somier donde hay que atarlo.


Del negro continente, sombra en drama,
el clítoris dispuesto a no evitarlo.
Hijos del siglo XX, cuor en llama.


















(De la serie Veinte sonetos pornográficos y una pasión estrafalaria).

6 comentarios:

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Esto dice Marcelo Moreno en su blog:
(lo copio porque el desnudo podría provocar alguna susceptibilidad).


La lectora Marcela mandó este fuerte Courbet de 1866, denominado "El origen del mundo" y expuesto desde 1995 en el Museo d' Orsay.

Desde que comencé a publicar la serie de "Desnuditos" me pregunté si publicaría obras como la de Courbert. Pensaba, por ejemplo, en alguna lectora que me reprochó la audacia de algún desnudo ¿advirtiéndome? que navegaba en compañía de su pequeña nieta. Le trasmití mis dudas a Marcela y ella me respondió: "al fin y al cabo, usted no pintó el cuadro:" Tampoco debo hacerme cargo, creo, de lo que hacen las lectoras con sus nietas.

Marcela comenta que el desnudo es "explícito. Aunque la pintura crea cierta ilusión de cercanía nos marca, también, una gran distancia". Un crítico señaló que el vello pubiano funciona casi como una hoja de parra. Carnaliad, sexualidad, el título es la mitad del cuadro.

Gustave Courbert (Francia, 1819-Suiza, 1877) fue quizá el mayor representante del realismo francés. De una acaudalada familia de provincias, llega a París con 20 años y un viaje a los Países Bajos le hace tomar contacto con la obra de Rembrandt, que cambia la suya.

Convencido anarquista, participa en la la revolución de 1848 y, finalmente, en la Comuna de París, de 1871. Su militancia política lo obligó a buscar refugio en Suiza, donde murió. Su influencia fue extensa y persistente entre los impresionistas.

"El origen del mundo" -que causó su escándalo hace cosa de un siglo y medio- perteneció, hasta que lo compró el Estado francés, al psicoanalista Jacques Lacan.

Esperemos que tantos años no hayan pasado en vano.




Mi respuesta fue la siguiente:


Es una obra escalofriante, como bien dice Marcelo, impresiona.

Por eso, y a riesgo de que lo lean algunos menores - bajo responsabilidad de sus padres, quienes deberán explicarles la diferencia entre lo artístico y lo procaz- dejo un poema perteneciente a una serie que consideré, por prejuicio, impublicable en la un blog masivo.

Viendo este cuadro adquirido por Lacan me animo a compartirlo.
Comparado con esta obra, parece de una ingenuidad incontrastable.

Sobre todo, lo hago por refutar al propio Lacan y sus seguidores, porque el pensamiento misógino para la elite que se encargó de nutrir, ya quedó arrasado en la historia del psicoanálisis (recuérdense las teorías de Szasz) hace más de un lustro con el descubrimiento del fraude político y de control social, al que diera origen por el uso emblemático de la lingüística y el estructuralismo de mitad del siglo XX) a favor de determinados factores de poder.




Lu.

queti dijo...

Con esta foto te fuiste a la concha de la lora...

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

queti, mi querido:
esto no es una foto, es una obra artística.



No seas mal educado, por favor.

Enteradilla. dijo...

Perdón, pero es la foto de una obra de arte.

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

cierto, enteradilla... es la foto de... que no es lo mismo que es una ...


Estos son mis principios, si no les gustan tengo otros.
Groucho Marx.

queti dijo...

Bueno, yo quise decir la foto que te robaste, ya sé que es una pintura, pero vos bajaste la foto de esa pintura, y helarte, helarte es tener mucho, mucho, frío.