30 de agosto de 2007

CUENTO SOBRE POSTALES.






CUENTO SOBRE POSTALES.

I-

Voces del futuro (imágenes)
Haz de luz.

Hoy somos el cuadro imaginario
que cuelga en la pared
que nos ciega el paso
con entrecortado aliento.
Un retrato estrellado contra ladrillo
errático e inestable
del tiempo terrenal.

Hoy no seremos voces mentirosas.

Hueca y agrietada hasta en los poros,
solamente
una pintura seca sobre el muro gris.


¡Qué fría es esta Antártida sin gente!
Mantos de hielo atormentados y transidos
(¿pero no me gusta la palabra transido?
¿por qué la uso, entonces?)
El vocablo transido es menos poético que su nombre.


¡Qué frío el Polo Norte derretido
de este Polo Sur, sin “por ejemplo”!


: Acongojados.
Sí.
Dos puntos doloridos y experimentales
Que tocan el barro rojizo
como se toca un charango roto.


Y sin embargo...
con embargo.


La carambola ha desaparecido
para reinstalarse en otros corazones
que la supongan deseable
y yo ignoro, si esto es producto
de una noche larga de alcohol de quemar,
sin y con verdaderas consecuencias.
No quieras ver.


II-


Luego llegó el sueño.
Era aquella, una pobreza heroica.
Un órdago redescubierto.
Una clase de estado espacial,
en la que el ser humano
desarrollaba al máximo sus creencias
o valores sociales
para demostrar la fuerza del espíritu.


¿Se unen más los que tienen menos?


En la montaña diaguita se auscultaba el eco
de la necesidad llorosa.


Ponchos de colores en la tierra árida.
Ponchos de todas las edades,
arropando al niño futuro:
Un coya
-como cualquiera de nosotros
hubiera podido serlo-.
Uno.
Todos los hombres.
Es el deber apocalíptico.


III-


Pesadilla.
Y la noche se convirtió en espantapájaros.
Nevaba cuando apareció el rombo fatal;
la hora misteriosa
donde el fantoche extravagante
cambia el rictus
de risa por mueca.
Un pájaro negruzco se llevó otra vez
la codiciada presa.


Caricatura de la vida.
Soledad espectral.

6 comentarios:

Vill Gates dijo...

Uf. Inabarcable, creo que sería mi palabra para calificarlo.
Muchos temas, muchas ideas.
Bueno, mencionás a ambos polos, tal vez de ahí venga mi sensación.

Tomás Münzer dijo...

Jajajaja, me reí mucho con su transcripción textual del comentario anónimo que le hicieron (el de LOCA! ad infinitum). Pensar que usted decía que los anónimos había que dejarlos cuando yo me quejaba de ellos, y ahora se queja, es feo no saber quién fue, no? Por eso son cobardes, y hay que decírselos. Quién sabe, la vida te hace cambiar de parecer, a veces, en una de esas recapacita, me pide disculpas, y se hace kirchnerista, son cosas que pasan, no es tan grave, jajaja. Es así, Sabrina, Sabina, es más o menos lo mismo, jaja. =P

Isabel Chiara dijo...

Los sueños sirven a veces de curación a nuestras dudas, y a nuestras heridas.

Un saludo.

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Dice tomás: "ahora se queja, es feo no saber quién fue, no?"

No me quejo, me reí más que vos del comentario de Loca, ad infinitum.

No conozco a ninguna chica llamada Sabrina ni Sabina.


Sobre lo de hacerme kircherista, no. Porque no existe tal categoría. Fue inventada y pergeñada por mí, cuando era el osito de PeLuChe.
Así que a callar y empezar a despedirse del sillón de Rivadavia.



vill: éste es uno de los poemas más difíciles de abordar. Lo sé.
Ya vendrán tiempos mejores.


Gracias, Isa.

Tomás Münzer dijo...

Ah, sí, sí, usted es la creadora de todo, creadora de la vida, como dijo Homero al ver unas papas fritas, la analogía no la hago yo... Tampoco se expidió sobre mis las disculpas que me debe.

Joan Pinardell dijo...

Maravilloso o inabarcable que dice vill... sí...
voy a volver a leerlo muy despacio