29 de agosto de 2007

TERATOLOGÍA DEL POEMA




René Magritte. “Descubierta”, pintura al óleo, 1927





Benfield- Original Passion.





TERATOLOGIA DEL POEMA.




Pongo esmero en buscar
la palabra ideal,
bálsamo o teofanía,
para cerrar un poema trashumante.
Intento por ahí:
“avispero”, “vesanias” o “zozobra”.
Todos queremos descubrir una:
la última palabra que nos nombre,
como encuentran los pintores
una imagen de mujer pantera.
Sabemos que morirá con el idioma,
y no obstante,
ansiamos salir victoriosos
de la batalla inútil,
e instamos vanamente su conquista.
Veces hay, en que tropezamos
con otro poeta anterior
que usó una misma palabra:
“una flecha”,
para su final apoteósico.
Sentimos entonces,
el oprobio de la ofensa,
una mutilación.
Semejante orfandad de filigranas
nos bautiza con prístino desdoro.
Le da una cachetada a la soberbia,
a ese autócrata pontífice del verso
que creímos ser
y nos regodeaba en falsas latitudes.
Pudo haberlo dicho, Jaroslav, el Sabio:
La creación es fruto comestible
que parte de semilla en arados campos,
y se vuelve semilla
que el viento
en exordios tempestuosos
desbarranca.
Un cierre repetido
es una contienda con su génesis.
Créeme, lector:
La última palabra es el poema,
y el poema requiere una teratología
de caza de brujas.

11 comentarios:

Vill Gates dijo...

La creación es fruto comestible
que parte de semilla en arados campos,
y se vuelve semilla
que el viento
en exordios tempestuosos
desbarranca.

Qué bien que esto lo hayas escrito vos. Exorcisás a los que transliteran, se inspiran, plagian o simplemente, te copian.

Superándose Ud. misma. Viva eso!

Pd: Mujer pantera o de madera? mmm...

Julio Irles dijo...

¿Qué tal, Lucía? Me tomé la libertad de venir a tu casa de Avellaneda para agradecerte los divertidos comentarios que dejaste en mi blog. En primer lugar -cómo no- quiero dejar constancia de la enorme calidad de tus poemas. Me gustaron mucho, así que olveré de nuevo para leerlos (y disfrutarlos) más detenidamente.

¿Un matecito?. No, te lo agradezco Lucía. Yo sólo tomo café de las Montañas Azules de Jamaica.

Bien. En segundo lugar una adhesión incondicional: apoyo sin reservas a tus reivindicaciones laborales como Papisa de todas las musas que en el mundo son... El día de tu cumpleaños estaré alerta -bien pertrechado y dispuesto- para unirme a tu ejército musiano e iniciar la insurrección inminente y/o permanente.

Bueno Lu, me despido con unas palabrotas en francés que vos -como argentina- estás obligada a conocer: tout homme est fou, mais qu'est une destinée humaine sinon une vie d'effort pour unir ce fou et l'univers?

Espero tu respuesta.

Abrazos.

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Gracias villy. Mujer pantera o de madera, es solo una ilustración ad hoc.
Podría haberlo escrito el hijo del Príncipe Vladimir, que fomentó el trabajo y la instrucción para su pueblo. Me encantó que entendieras el significado del verso. El día que muera dejaré como Joyce (salvando las distancias) una enorme cantidad de jeroglíficos por develar, pero siempre habrá un gatetorade para dar testimonio de mi vida y echar luz.


julito: es un lujo que esté aquí por estas tierras porteñas.
Ojalá que llueva café de las Montañas azules de Jamaica.


Aviso a los lectores:
el 19 de diciembre, día de mi cumpleaños, haremos una cadena de blogs por la reivindicación de la "musa negra".

Como nunca estudié francés trataré de deducir lo que dijiste:

Todo hombre está loco. Pero qué es un destino humano sino una vida de esfuerzo para unir el loco y el universo.

Alguno de los participantes comentaristas puede ayudar.

Gracias.

io dijo...

Todo hombre es de Lanus, pero lero tero es el destino de la humanidad unir a Lanus con el universo?



Me parece, no quiero decir nada pero me parece que dice eso.

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

muy bueno, io:

diría mejor que el destino de la humanidad es unir Sarandí con el Universo.

Chiqui dijo...

"cachetada" pero mujer esa palabra la acabo de usar en mi blog!.
Bueno el poema.

Lucía dijo...

Acabo de leer esta frase de Wittgenstein en el blog Ângulo:
"El lenguaje es un laberinto de caminos. Entras por un lado y sabes dónde estás, llegas por otro lado al mismo sitio y ya no sabes dónde estás".
http://marcopolli.wordpress.com/
Un abrazo.

denise makedonski dijo...

Jugando a ser poeta.
Pintando poesías
e hilvanando sueños,
recorro caminos.

Lejanos están
en mi corazón,
laureles y rencillas;
sólo soy un navegante
con poco equipaje.

Así, más leve será
mi andar..

Gracias por visitar mi lejana guarida..Buen poema el tuyo, pero yo diría que la creación es solo un juego que inventamos para creernos dioses..
Espero volver a recibir tu grata visita..Saludos amistosos..Denise

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Diria, con todo el respeto que me merece Wittgenstein, que por el lenguaje siempre accedemos al mismo sitio, el yo personal ùnico e intransferible. El monstruo del laberinto requiere un hilo de Ariadna que lo libere de su padecimiento.
Arribaríamos a él, al centro de nuestra identidad, sin lenguaje alguno, sin dudas. Por puro presentimiento de imagen, aunque fuésemos ciegos, en sentido de carecer del órgano visual.

El mundo no existirá sin nosotros.

El mito del Minotauro habla del tiempo en sentido metafórico, pero el tiempo no existe. Ariadna no existe si no existe el tiempo. Luego, el mito no existe, porque si existiera todavía estaría Teseo tratando de acabar con él.

Entonces, no hay cuerda que una a los seres, porque somos un solo ser (una sola alma desconfigurada en fragmentos, como en el arte del vitreaux).

No hay tiempo presente, ni pasado ni futuro. Somos esencialmente seres sin tiempo ni espacio. Seres sin existencia fenomenológica. Los nominamos para crearlos. Nada más.

Nos adaptamos bien. Sabemos que hay más de las dimensiones conocidas. Las intuimos. Decir esto no está en disonancia con el "arrojados" de Martín H., que es el primer poema de mi libro "Retablo de duelos", sino que abarca una perspectiva más amplia que reduce la existencia a un mero capítulo que nos corresponde soñar.Y soñar bien.
Tratemos de hacerlo en colores.

Lu.

Isabel Chiara dijo...

Se me ocurre que cualquier acontecimiento extraordinario es muestra de la grandeza divina y en nosotros está, seres sin tiempo ni espacio como bien dices, cuidar su transmisión.

Me gusta que tu puerta esté siempre abierta. Magnífico poema Lucía, me uno a la celebración.

Ah, tu loa a la carne estimuló mi instinto carnívoro. Aquí tenemos una cosa que se llaman callos, o menudo, es grasiento y está de muerte.

Un abrazo.

Joan Pinardell dijo...

Sí, un poema es un hechizo...
besos