29 de septiembre de 2007

PERSEO Y ANDRÓMEDA.




"Perseo y Andrómeda" por Giorgio Vasari (Arezzo, 30 de julio de 1511 - Florencia, 27 de junio de 1574); arquitecto, pintor y escritor italiano.


Pintura (1570).
Imagen cortesía de Planet Art.



PERSEO Y ANDRÓMEDA.


(A Roberto Rafael Mercado Cárdenas)



Torpezas
de cabos sueltos
nos atan al peñasco
de los monstruos brunos.

Somos la cara y seca
de la mitológica Creación.
El aire y las aguas.
La tierra y el deseo.
Un vecchio luppo di mare
rescata a su Andrómeda
atada al palo adverso.
Envidiosas las Nereidas,
aúllan para convidar
al Pegaso alado
en la aurora boreal
y occipital.

Los enamorados navegantes
no se rinden ante el simulacro.

Las apariencias engañan
siempre que quieran engañar.
Porque casi,
casi nunca es nunca
y nunca es casi siempre jamás,
jamás es siempre,
y siempre es casi también
nunca y jamás.

¿Tirar monedas al aire es suicida?

De cualquier forma,
igual han de morir.
Lo confirmamos
desde nuestras inmortalidades
de instante absoluto y perfecto.

Todo suicidio es una desinfección
del óbito de los carceleros.

ENDEJUGANDO RIMAS SENCILLAS PARA EL CAJÓN DE LAS MARAVILLAS.



TORO DE OSBORNE.
(bajo proceso fotográfico).


I-

Para salir al toro.




Querido Pepe Cantor,
pastor de estos matorrales,
letrado entre los milanos,
actor, sastre, picador,
delfín de los manantiales,
alabado tordo azor,
esqueleto, gran hermano,
pasión de ciertos milagros,
difunto de Santa Ana,
maturrango cual un gato
con bufanda de felina,
sabiduría de pato,
Confucio como en la China
y Peruano en la Argentina:
Zapatero a tus zapatos.
Por esa Luly Cabrera,
todavía en la carrera,
a quien violó un cirujano
cuando se quedó dormida,
abusando de sus dotes
de muchacha bien servida,
por el lado del escote
tendrás pena capital,
provinciana y de suburbios,
de Palermo y Rosedal.
Harás negocios muy turbios
con esos ángeles rubios
pero siempre en la escalera
te aguardará la Morena
con corola de rubíes,
flor de seibo y macarena
de tus goces sefardíes
de judías de alacena,
de alubias y nuez entera,
de castañas calentitas,
de almendras espinetitas,
para clavarte el cuchillo,
con regusto de membrillo,
clave de sol y madera,
por apropiarte de íes,
de adelfas y de escarolas,
de pantuflas, de pianolas
y de las mieses enteras.

27 de septiembre de 2007

POR EJEMPLO, LA PALABRA HIMNO




El beso. René Magritte. Uno de los máximos exponentes del Realismo mágico.





Desnudo76-
(tomado de blogger- no encuentro al autor de esta obra).




POR EJEMPLO, LA PALABRA HIMNO.



Por ejemplo,
la palabra himno
desvanecida en grumos
al contorno de tu cuerpo.
No es igual
la verdad que la mentira.
La mentira acaba
en guerras,
miseria y traición.
Dirás que la verdad
no tiene importancia
que hay que deleitarse
con los placeres
de esta pobre vida
solitaria,
amor,
pero
¿cómo gozar con la injusticia
que pesa sobre los* nosotros
por la gélida infamia coronada?
La mentira no va con mi piel.
Tu torpe y homérica presencia
real va con mi piel.
Conspiremos
rasgando sílabas
como destellos.
Ni palabras ni cánticos
ni odas.














Artículo suprimido en la revista El Gallardo.

26 de septiembre de 2007

FRAGMENTOS DEL CORAZÓN AGRIETADO.






Fragmentos del corazón agrietado.



No hay
que llegar
demasiado
tarde
para ser el último.
Para ser
el primero
en la ciudad esquiva
basta serenarse
antes y después.



Quise
florecer
como dios
en tus noches.
Ni siquiera
fueron días.
¿Son instantes?
dolor sibilino,
amor de caléndula
herida,
ingenuidad
en el noviciado,
exagerando roces,
extenuación,
odios mortales,
aburrimiento,
maldiciones,
angustia.
Soledad
que se comparte,
soledad
que se tolera,
soledad
que se entrega
y se derrite
al despropósito
de seguir siendo
solos en la multitud.



No existe
más pasado
que este mensaje
que lego
a los ojos
de tu alma
desde
el pálpito y la extrañeza
para alojarse
en tu incertidumbre
huraña.
Ni tampoco creas
que hay
futuro en él.



Seguí los consejos
que alguna vez
te diera la luna
infructuosamente:
Enamorarse es pecado mortal.


Quienquiera
que seas
dondequiera
que estés... estás gravísimo,
indiano.
No puedo ayudarte más.
[Ni vos a mí]


¿Será nueva tu historia?
No sigas
carcomiendo
los recuerdos
de pocas imágenes
y tantas
palabras goteadas,
chorreadas.
en la hendidura
de una plaza caracol.
Dejémoslas
macerar
como frutas
en vino tinto.
Mejorarán su calidad
y no nos darán
deseos de vomitar
en las fiestas
de fin de año.



No resbales,
de nuevo.
Una locura digna
de mentes afiebradas
como [nu]bes
de verano
quema
la siesta.
Caprichos
del gallo madrugador.



Yo te comprendo
(a veces)
y trato de perdonarte
(perdonarme)
(a veces)
los arrebatos,
pero se hace
tan difícil.
Las humillaciones
no tienen
vuelta atrás.
Lo mismo
que el silencio
autista.



De lo único
de lo cual no se regresa
(lo dije antes
de cometer ese delito)
es de la molicie
del ridículo,
y de la turbiedad
de la muerte.

25 de septiembre de 2007

JOSÉ ANDRÉS Y EL CHUPETÓMETRO DE BALÁ.



José Andrés (a los 21) en Cuba.


Con su nuevo chupete en la boca (el cigarrito que le venden por la tele //el habano de la playa).




Carlos Balá.
¿Qué gusto tiene la sal?
Saladooooooooooooooooooo.


JOSÉ ANDRÉS Y EL CHUPETÓMETRO DE BALÁ.



José Andrés tendría, no sé, la edad en que se debe dejar el chupete.
Mascaba la pelota de goma del suyo, el celeste, abultada por el mal uso y no aceptaba reemplazos.
Las madres aunque leamos a Marcuse o a Freud hacemos cualquier cosa por los hijos.
Por entonces, en uno de los únicos cuatro canales de aire, había un programa de nuestro Carlitos Balá.
En esa época, mi intelectualidad juraba que la televisión no debería invadir el delicado espíritu de mi hijo en formación.
Yo quería que se alimentara con lo más escogido de la música, los documentales, el arte del planeta, le compraba juguetes didácticos y hacía lo imposible por no contaminar su almita en mis manos, para evitarle a él traumas y a mí futuras culpas.
Sin embargo, pesaba el tiempo de crecer y el chupete seguía en la boca de mi Jose imperturbable.
Por casualidad, vi una vez entre la tanda de publicidad de un canal, el chupetómetro de Balá. Iea ea pe pé.
Los chicos tiran aquí los chupetes y empiezan a ser grandes, nos confiaba con palabras más o menos del tenor.
Durante un par de semanas me dediqué a encender el televisor puntual en el horario, tratando de acercar a mi hijo a verlo. José que ya hablaba bastante bien para sus añitos, lo miraba y guardaba silencio con el caucho, en lamentable estado, en la boca.
No parecía tener sentimiento alguno respecto del tema del chupete. No se entusiasmaba ni se aburría. Solo miraba y callaba.
Un día, sumamente preocupada por cosas banales que con que las madres vamos perdiendo la calma del hogar, escucho que Bala lo mismo que todas las tardes invita:
-Buenos, niños. Llegó la hora de dejar los chupetes. Vamos a tirarlos.
Me dirigí a mi hijo, con tremor y sin mostrar fastidio:
- Mi amorito, ¿no querés darme el chupete para que se lo lleve a Balá y lo tire?
La respuesta llegó indubitada, firme y madura, mirándome a los ojos y fue la siguiente:
- Sí mamá. Ya soy grande.
En esa vuelta aprendí que los Reyes Magos existen. No somos los padres. Se venden por televisión y muchas veces traen regalos increíbles.
Me pregunto veinte años después, sin chistar, convicta del poder unidimensional y educativo de los medios, si no podría don Carlitos inventar un “Revolverómetro” para que tanto chico adulto empiece a echar a la basura sus armas de fuego y empiece a ser grande de una buena vez.

24 de septiembre de 2007

ESPERPÉNTICOS DOSCIENTOS.



Salvador Dalí.
Carne de gallina rinoceróntica.

(La idea de poetizar desnudos a propósito de cuadros famosos surge de la propuesta del blog de Marcelo Moreno: Antilógicas, como muchas de las pinturas aquí presentadas -todas ellos masterpieces de la plástica).


ESPERPÉNTICO DOSCIENTOS.





Me caen muy simpáticos
los héroes homeopáticos,
supermanes patéticos,
de insondables destrezas
atléticos,
versátiles de proezas
bursátiles,
de damas sin corteza,
cortesanos lunáticos,
estéticos,
estáticos.
Me-nos cavan
espetan fondos
lúbricos,
macondos,
de rúbrica
y titánicos,
volcánicos,
Nos.Vos quejan bosques
telúricos,
maniáticos,
mesiánicos,
mediáticos,
Consumen barbitúricos,
sin rumas y sin barbies,
multiplicando babies,
que no parecen ladies,
son
lúdicos.
Idénticos,
auténticos,
impúdicos.
roedores de rarezas.
malevos de certezas
esperpénticos,
resuelvan
absuelvan
devuelvan
la riqueza,
la Venus es la espesa,
esposa del eunuco
de ángeles de estuco,
que gritan truco,
retruco
y vale cuatro
con flores del teatro.
Con carne de gallina
le bajo la cortina.
Mi Dios, qué disciplina:
Salvador de bellezas,
cenicientas
atentas
sacan cuentas.
Nobleza obliga
Obliga a la nobleza.
¿qué quieres que te diga?
¿Será la Con-dolcezza
quien corta la cabeza?












Hoy se cumplen doscientas entradas al blog.

23 de septiembre de 2007

HOMENAJE A GIRONDO. -Versión libre de Buenas noches, lechuza.









HOMENAJE A OLIVERIO GIRONDO.

VERSIÓN LIBRE.


DE "Buenas noches, lechuza" de Oliverio Girondo.




Buenas noches, lechuzo...

Me aroma ese perfume de tus ásperas manos,
Y las hierbas lejanas de arrítmicas nostalgias.

Pero algo te debo:
innegable,
certero,
a la vista
citado y recitado.

Ahhh... Lechuzo, lechuzo.

¡Si estuvieras conmigo!
Si mi carta llegara a rozarte la sombra.

Faltás aquí,
en los pechos,
en los pies,
en guitarras...

¡Por favor!
No te rías, lechucino del alma,
de esta canción invitadora inquieta e imitada.

No, por burla,
lo juro.
Se te quiere, en las entrañas.

Se nos agrietan las penas,
se desdibujan las calmas,
con tu presencia ausente.
-Nada de nada es todo-, dijiste...

Dijiste y te nos fuiste. Quedó Nada.

Pretendiendo... los días lluviosos,
con asfixia de modas no dictadas,
con hambre de poetas,
con nombre de Oliverio,
que evocan la Pasión de los Olivos,
en los huertos cansados.

Trae tu recuerdo...
el almibarado Sol de los campos Elíseos,
de Eliseo Subiela, del corazón su lado oscuro.
De la Luna en la masmédula.
De tus náuseas de Sartre, y tu Peste de Camus,
entre ardores de camas.

Girondo, tan hondo, y de giros cubistas,
y dadaístas, como buen compatriota,
argentinizando el mundo,
rompiendo tradiciones en lengua castellana.


No perdimos tus risas.
Vero, Girondo,
nos quitaste la hechicería
de tu magia abundosa.
En verbos nos quemaste
contando tus dolientes pasiones.

Los aprendices de brujos,
audaces en versos de tranvías...
Deshechos sin las flores...
Quedamos en Pampa y la Vía.

Ahora...
En las escobas
de viejas y matronas,
que ocultan calendarios
retomaremos vuelo de novicias
rebeldes,

tendremos el consuelo
al ver cuando regresen
convertidas en lechuzas despiertas,
tus monjas del deleite.

ADULTERIOS.



(fotografía de un fantasma)


ADULTERIOS.



Es la hora ambigua y reticente.
No me mires así, me desespera
la pupila dilatada,
tu aliento,
tu boca cuando muerde,
esa forma que tienes de reírte,
tan aprisionado en tu pasión
/lluvia dorada/
tan letal, tan esquiva
infiel amante.

No me hables con esa voz,
no sé cuanto resistan
mis huesos el preámbulo,
la respiración que dejas
en torbellinos
de nombre y adjetivo.

Clemencia.
No me ames,
¿Para qué?
Duelen tus pulsaciones
lo mismo que el ruido de metrallas,
sofocan tus abrazos de escorpión
la noche enredadera.

Debe disolver la memoria,
violar los pactos,
enturbiar los carbones,
confundir encrucijadas,
ya no sé si podría soportarlo.

Si vas a distanciarte no te apures
y llévame en tu bolsillo
con pliegos de cordel
y nunca, pero nunca,
vuelvas a engañarme
con el eco de lo que dices
o malamente haces
para enlutar
mi precario corazón de hámster
con bigotes de adulterio.

Prefiero no avanzar a detenerme.
Las mentiras son cosas para niños.
No me gustaría que la muerte
nos entrechoque
tratando de alcanzar
la sortija del tiovivo.

Aunque de eso se siga tratando la adultez
y sea una ignominia.

21 de septiembre de 2007

PENÉLOPE



Penélope. Acuarela y color digital. Inédito, 2006.
Diego Vasquez nació el 11 de junio de 1972 en Grand Bourg, provincia de Buenos Aires, Argentina. Es ilustrador y muralista.






Penélope
32 x 26cms.
Esmalte s/Madera, 1972
Rafa Fernández-Pintor nacido en Costa Rica en 1935.






PENÉLOPE.



Penélope, canción de melopea,
hierbabuena que espera a su marido,
tejiendo y destejiendo pese al ruido
del hombre que la aturde y la rodea.

Penélope, impaciente de la aldea
que viste con jirones, descorrido
su sexo por el frío y el vestido
de boda que ciñendo la descrea.

¿Qué cantarte, mujer, que no hayan dicho
las musas desde hogueras catalanas?
¿Zapatos de tacón? Besas los labios

de aquellos que no aprenden a ser sabios
y buscan en el cambio de tus ganas
las flores que los ligan con el nicho.

LAS UÑAS EXTIRPADAS.





LAS UÑAS EXTIRPADAS.

Amaré las uñas de tus pies
el día del naufragio irredimible
en la negrura,
eludiendo ese viejo atolladero
que nos impide ansiar lo menos sacro.
Iré sin aspavientos por la vida,
colectando los deshechos de tus dedos ácratas.
Despellejando iré a liberarlas
del sufrimiento ultramontano
que las grapa por costales.
Año y medio después verás nacerlas
laminosas, sumisas, elegantes,
olvidadas de todo y emergidas
del tributo solemne de patíbulo.
Porque tus uñas son como mis miedos,
abandonados a la fiel inercia
de la cosecha y las escarpias.
Inútil será que trates de apretarlas,
retenerlas al pozo de la costra,
a tu carne desprovista de coronas,
de velos y algodones.
Será en vano.
Iré, verás que iré,
como un canguro
atravesando barricadas.
Y trascartón te colgaré del cuello
como a un cadáver merecido a la tormenta
porque tus uñas alimentaron a los puercos.

20 de septiembre de 2007

SALUDO DE DESPEDIDA (ULTIMANDO CAJONES DE SASTRE).




http://www.gedlc.ulpgc.es/~octavio/ReferenciasLiterarias/Angarmegia.htm






Ya me llevé el Clarín
y la morfina,
no habrá peligro en tu cocina,
no habrá más equis equis en la hierba,
tu boca say no more, fumó la yerba,
y el cajón de esta Evita de Argentina,
fue ordeñando las ubres
de las vacas,
que descubren
patéticas pinturas
del Guernica
mutilado en la resaca,
patovica
de enormes calenturas
de toros deslenguados
toma y daca,
y plim pam-plinas,
displicentes,
sin disciplina,
e inconscientes,
con escrúpulos de chocolatina,
repitiendo pátinas patina,
besando escarabajos
de beatles
celulitas por un bajo.
y...
buenas noches,
de dares y tomares,
buenos trastes
les queda algún desastre
de pan con aspirinas,
de caldo de gallina,
de santos de pajares,
de sombrero de copa
en esta esquina,
de guerra incivil y virulenta,
turbulenta,
sola y cruenta,
que se muere "por salir en Hola".

19 de septiembre de 2007

DECANO



Tapa del libro.



Paulo Coelho.



DECANO.

Con nosotros el Excmo Decano.
Profesor emérito.
Doctor Honoris Causae:
Don Augusto Tomás Muñón Moliné.

Aplausos extendidos.

El la vio en el primer asiento.
Aquellos ojos verdes e incisivos
se batían, con desprecio, con los suyos,
como exigiendo un desagravio,
una reparación moral.

Era su final.
Escandaloso.

No podía seguir evitándolo.

Ninguno oyó cuando ella le espetara:
“Confesá, hijo de puta.”

Él se desarmó,
Y con voz apenas audible dijo:

“Está bien.
Ya basta.
Lo confieso.
Una vez leí un libro de Paulo Coelho.”
Y rompió en llanto.

CÁLLENSE.



Esperando el desenlace.

ÓLEO ( 46 X 33)




LA AMORDAZADA.
Óleo (40 x 40 cm)
26 - 2- 07
Expuesto en la colección
"Perfiles del tiempo Bs.As".





CÁLLENSE.


Cállense. Cállense.
Que se callen, les digo.
Ayúdenme y cállense.
No me cuestionen.
Prohíbo que lo discutan.
No me digan nada.
Cállense.
Cierren el pico.
Se los exijo.
Se los ordeno.
Que se callen.
Hoy mando callar.
Cállense, cretinos.
Cállense.
Déjenme hablar.
Yo soy la autoridad acá.
Y mañana
puede ser el crepúsculo de la víspera
para mí.

17 de septiembre de 2007

LA SIN ROSTRO.



Edgar Degas. El baño de la mañana (1890).


LA SIN ROSTRO.


La sin rostro acomete de tropel la bañera;
su piel encantadora: marfil que resucita
las venas, que se enmarcan por el gozo que espera
del morbo hacia el deleite, placer de estagirita
por motejar en sueños la voz de la sordera.

¿No ves que sus cachetes tremolan de alegría
por amor a las olas que sin prisa se exhiben?
La niña es un retrato de aquel que le decía
-encendiendo tizones de los que oteando viven-
que tirara sus ropas de rebato a porfía.

El pecho está a la vista de un cielo que especula
con doradas colmenas de sales presurosas.
Acaso el hombre ardiente que mira y la fabula
con cálido arrumaco la envolverá entre rosas,
pináculos letales de avariciosa gula,

su vara bien enhiesta,
a la hora de la siesta.

16 de septiembre de 2007

ROCK ANTE LA VENTANA.





Ante la ventana. Hopper.


Edward Hopper (Nyac 1882 - Nueva York, 1967) fue un famoso pintor estadounidense, célebre sobre todo por sus retratos de la soledad en la vida norteamericana contemporánea.






Rock ante la cortina.
Erich Heckel (1883-1970) fue un pintor y grabador alemán, que en 1905 fundó el grupo «Die Brücke» junto con Kirchner (el verdadero) y Schmidt-Rotluff



ROCK.


Cuando las calles de la ciudad se tiñen de sangre,
los cielos fuman el humo de los cadáveres
y las enlutadas momias cambian anhelos por precio
o se niegan más placeres que deberes,
amantes de mundos ladrones de claveles
andan corriendo y nadie los alcanza.


Gritan No al sucio crimen, con sus lanzas y alabanzas,
amotinan sueños en cadenas.
sancionan luchas sin condenas encrespadas
agitadores de blancas sábanas de seda.
Erizadas centellas de la guerra de almohadas
se revelan al dueño del poder en la Tierra.


Abracemos nuestros peluches desde el zoo de cristal.
Hagamos una bandada de palomas de miga de pan.


Recemos los salmos y cantemos las quejas.
No es momento de olvidar la guerra que festejas.
Es la hora de la ajena mirada, del premio al desertor,
de los odios itinerantes según convenga a Su Señor,
que se erigió en Juez, víctima, testigo y confesor
tiempo del fin atestado de neuróticas algarabías,
de un futuro pasado con presente dolor.


Después, devuelta en mi, exploro mis caderas de colina.
Pongo nombre a las estrellas del cielo raso,
Bebo por no beber los vientos.
Mato por no matar, en cuentos.
Desnuda voy, sin compañero, nadie me mira
Dejo la llama de mi voz encendida...
Y no hay caso.
Fracaso.
Este amargor de un trago no lo paso.


Soul and blues,
jazz and band.
rock and roll.

15 de septiembre de 2007

LA LEYENDA DE ZELDA.





LA LEYENDA DE ZELDA.


a Shigeru Mishamoto.









En un cofre dorado del tamaño de un cuis,
desbordado de sustantivos y reminiscencias
me encerré por dentro
con la sombra en brazos y
la tristeza apoyada sobre mis espaldas.
Cuando me hallé en el desván,
tiempo más tarde,
abierta, raída, frágil,
lejana a la parafernalia
y la devoción por fantasmas
en el bosque
con los cuatro nombres de
Mujercitas
en Wonderland,
no quedaba de aquel baúl más que un recuerdo,
un agujero sin árbol,
un espejo roto,
una llave
abandonada en cenizas,
intactas, eternas, mentirosas.
El Agitador del Viento
deshizo el acertijo bautismal
y ningún Link, el Guerrero
apareció para salvarme.

14 de septiembre de 2007

EL ENCUENTRO DEL CUERPO DE ABEL.




Jean Jacques Henner (Francia, 1829-1905)



EL ENCUENTRO DEL CUERPO DE ABEL.



Nuestra vida supo ser en blanco y negro,
una gama de grises,
de palabras
escritas por la tinta del aula disidente.
¿Quién renuncia al dolor del hundimiento?
Nuestra madre llorando en la otra vera,
la pérdida del hijo bien criado
atestigua el pasaje abominable.
Porque el Fausto triunfa
en este mundo,
los colores propalan sus matices
descerrajan las fotos de la historia
con panales de miel al nigromante
y el desierto en espejos nos espera
con sus abiertos brazos de paloma.
¿Dónde queda el albur de aquel comienzo?

13 de septiembre de 2007

MICROPOEMAS





Algunos micropoemas publicados hace años en distintos medios de comunicación:



I-


LA VERDADERA SOLEDAD



¡Qué sola estoy cuando estoy sola!




II -

NOCHE DE FIESTAS.


Prefiero no invitar a Pena y a Melancolía.
Al Vino sí, porque la Nostalgia siempre vino espumante.


III-

El SUICIDIO.


Y sin embargo, el muerto acababa de desaparecer de la habitación para entrar en otro infierno.
El filoso, agudo y certero cuchillo de cocina aún estaba allí, ensangrentado.
Y sin embargo...


IV-

NO QUIERO RESUCITAR.



Estimado señor Jesucristo:
No quiero resucitar.
Ya morir una vez fue un dolor demasiado intenso.



V-

CUESTA DEL OLVIDO.

Encontrarse en la locura, debe ser más difícil que subir la cuenca
(o cuesta ¡cómo cuesta! )
del olvido.



VI-

JUZGAMIENTO.

Juzgo
a los que mojan las madrugadas en el vino del borracho,
y a los que pierden las apuestas contra el reloj;
el silencio de sus corazones acompasa la levedad de mis años,
que son jeroglíficos sin papeles.


VII-

DESNUDO.


¿Quién puede resistir la desnudez del Amor?



VIII-


DIOS EXISTE.

Dios existe, soy yo quien no existo.

CONFIDENCIA


Candycigarette.


CONFIDENCIA.

“Somos nuestros propios demonios,
nos expulsamos de nuestro paraíso” – Werther.


La noche, con umbrío velo,
mascarada,
acicatea nuestros emblemas legionarios.
Deambula.
Desespera.
No tengo alma que me pertenezca.
ni estoy contenta.
No me seducen las tropicales brisas
de la alborada.
Bailo la milonga de los entresuelos
frente a bibliotecas afligidas.
No tengo amigos insepultos,
ni aliados ni adversarios tengo.
No tengo discípulos que me esclavicen
ni calcetines, ni tiburones,
ni amargas noches ni noches negras.
No tengo sed.
No tengo deudas.
No tengo plasma.
No sueño pesadillas de lavabo.
Llegar a ver a Dios
es mi pesimismo
y mi mortaja.
No tengo afanes de meretrices,
ni lectores inocentes,
lo digo sin sentir vergüenza.
No estoy demasiado lejos
de los muertos opulentos,
de los pobres muertos encadenados.
Sin embargo: Alerta Rojo.
No puedo dormirte todavía
Ignoro el porqué.
El demonio es plural, dice San Lucas.
La oscuridad nimba y me estalla.

12 de septiembre de 2007

EL PRINCIPE Y LAS MAREAS LITERARIAS.




Nick Nolte.


EL PRINCIPE Y LAS MAREAS LITERARIAS.

Me parece que fue un miércoles por la tarde. Tal vez, martes. No lo podría precisar con exactitud.
Acababa de cruzar la avenida con rumbo a los cines de Lavalle y al pasar por el Petit Café, creí descubrir a través de la vidriera que da a 9 de Julio, a Nick Nolte escudriñando Buenos Aires.
Pocos días antes había lo visto en un canal de cable en aquella película cuyo nombre ahora se escapa de mi recuerdo, en la que él actuaba como profesor con mi adorada Bárbara. Es igual para el caso. Llevaba una barba apenas crecida y sus ojos encerraban un trasmundo inofensivo.
Tuve un reflejo automático. Estimulada por mi adicción al café de las confiterías céntricas torcí mi rumbo y entré a ese bar, con paso decidido. Me senté en una de las mesitas que dan sobre Corrientes.
El estaba acompañado por una señora bajita, de piel morena, de unos cincuenta y tantos años. Aparentaba ser una secretaria. Se la notaba excitadísima mientras hablaba por su celular en un mal inglés de academia. Nick no me quitaba la vista de encima. Yo me sonreía internamente por la exótica situación.
Nadie lo había reconocido porque los diarios no habían anunciado su llegada al país. Era un viaje de los que los artistas llaman de incógnito, como si ser desconocido fuera solamente cuestión de proponérselo usando un pasaporte falso o un traje de corte y confección barata.
Al cabo de varios minutos de extrema afectación, la mujer se levantó para ir a perfumarse todavía más. Fue en ese lapso que él llamó al mozo y le pidió que me entregara una servilleta de papel con un número de teléfono.
Cuando la mujer regresó del baño yo ya había pagado mi cuenta y él esperaba ansioso el momento de mi salida.
Nos cruzamos en la puerta giratoria.
Yo exclamé alborozadamente:
-Aren´t you Nick Nolte?
- Yeah.
-NOOOOOOOO. No es él. No moleste al caballero, señora- gritó la asistente con porteño acento típico de La Paternal.

Él me guiñó un ojo asombrado, enarcó las cejas y se perdieron entre la multitud de gente.
Un par de horas después,horas que me parecieron medio siglo, marqué el número que me diera por intermedio del mozo y del otro lado del aparato relució su dulce voz invitándome a cenar en un hotel de cinco estrellas esa misma noche.

Aquí interrumpo el relato.
Si contara qué pasó entre nosotros muchos no me lo creerían, o dirían que soy una mitómana crónica, o una prostituta de ocasión o una incurable soñadora o... tampoco me interesa...

Decido callar.
Es la mejor manera de que se sepa cual fue el final de la historia. De verdad.

11 de septiembre de 2007

VENITE CONMIGO.






VENITE CONMIGO.




Si me dijeras “Venite conmigo”
lamería el blando camembert
de tus labios exangües.
Secaría el sudor de tus pies.
lirios descalzos,
con mi lengua de ratón sediento.
Pondría rosas en las tumbas
de los amantes desconocidos
y sol en los almacenes
de los veteranos de guerra.
Adoraría a vírgenes, hechiceros y magas,
dando gracias
a suicidas y demonios,
al Rey de Inglaterra
al bastonero de las escolleras,
a tu nuca
de tan minúscula santidad.
Sería el leño del quebracho
que atiza el fuego
de la conjurada salamandra,
la endecha elemental,
el tumulto de las caravanas circenses.
Pagaría mis impuestos,
hasta los más injustos.
Dejaría de correr maratones
contra pájaros cautivos
y sobre todo, sobre todo,
dejaría de vivir en tiempo condicional
de rocíos de ópalo
para estancarme
en las aguas trascendentes
del lago incondicional.

10 de septiembre de 2007

EL RAP DEL CEMENTERIO.




Yvonne de Carlo.











Foto tomada del blog Infierno S.A. 

Luzbel.







MI NOVIA EN EL CEMENTERIO.

RAP.














MI NOVIA EN EL CEMENTER(i)O.
RAP.

Me pica la espalda, me pica y me rasco,
me tomo una birra, escupo saliva,
¿eso te motiva?
me tiro un eructo y no me doy asco,
me subo a la moto, me tiño el cabello,
con cincuenta aritos me engancho el pellejo
y encuentro a mi chica,
en un cementerio, muerta de la risa,
pero muerta enserio
no te la imaginas, tan pálida y sucia
comida de hormigas.
¡Ay! como me mola hacerle el amor,
vestida de negro, con todo ese hedor.
Mi novia es la ostia,
del Santo Señor
Y yo un monaguillo que en misa blasfemo,
contando pecados
de sexo y veneno. El avemaría
canto en alemán con la panza fría
después de gozar.
¿Qué está demacrada mi novia la gorda?
Hombre que te calles, que no has visto nada.
Le sale esa espuma por la boca negra,
parece cerveza tirada en el bar,
con los ojos fijos y las manos tiesas
Ay como me gusta a mi muerta follar.
La dejo en la tumba bajo su mortaja,
si vieras que linda se queda la maja,
y me voy al dancing donde espera Juana,
que, si no lo sabes, se trinca a tu hermana,
¿qué es degenerada?
Si la muy putita
te cobra unos euros y todos contentos
fuman marihuana, pero yo me abro
mejor la heroína con coca y geniol.
¿Te suena macabro
que yo sea un border?
Mi madre me dice que seré abogado,
me visto de luto, me parezco a un cuervo,
me sudo tatuajes en cualquier costado.
Y ya en el boliche donde soy el barman
preparo los tragos, si mal no me acuerdo,
porque te imaginas, que en mi ebrio estado
voy lleno de mocos. Mis dedos escarban
las fosas nasales, y sirvo las copas
medio alucinado. Que me griten cerdo
tantos parroquianos, me deja impasible
si es que soy digamos… tonto como un opa,
pero nada ganan, estos tíos lerdos
porque mientras braman
que “esto es increíble”,
me tiro unos gases, que son del recuerdo
y la policía entra de repente
que no tienen horas, nunca es suficiente,
mis clientes lloran, narcodependientes
dado que en los tigres, fornican dementes
que contrato al precio de pocas monedas
para lavar baños. Sea como sea
muy pocos se quejan de mis refrigerios.
Dios sabe que nunca me transo una fea;
mi novia pelada es mi melopea,
que muerta me aguarda en el cementerio.
Y cuánto la quiero a mi descabellada,
calva como un culo de princesa real,
sus huesos rechinan, con tanto improperio
que le lanzo a ciegas a la desgraciada
No está nada mal.
Me duermo en su tumba rodeado de bichos,
bien abrazaditos, y sin entredichos
Nunca iré al altar, Ni falta que hace.
Que tanto desguace, fuera de su nicho,
no me prive el goce, de mi bien besar.
Firma el susodicho: Loquito de atar.

9 de septiembre de 2007

Poemita de domingo.

OBSESIONES y GIMNASIA.

a A.M.



ARRIBA-ABAJO.


Lunes.


Cuatrocientos noventa y siete:

Arriba
Abajo
Costado.
Costado.


Cuatrocientos noventa y ocho:

Arriba
Abajo
Costado
Costado

Cuatrocientos noventa y nueve:

Arriba
Abajo
Costado
Costado


Quinientos:
UFF. Todavía no entiendo
el motivo por el que Roberto me dejó por esa gorda.


Martes.


Cuatrocientos noventa y siete:

Arriba
Abajo
Costado.
Costado.


Cuatrocientos noventa y ocho:

Arriba
Abajo
Costado
Costado

Cuatrocientos noventa y nueve:

Arriba
Abajo
Costado
Costado


Quinientos:
UFF. Todavía no entiendo
como fue que Roberto me dejó por esa gorda.




Miércoles.
Cuatrocientos noventa y siete:

Arriba
Abajo
Costado.
Costado.


Cuatrocientos noventa y ocho:

Arriba
Abajo
Costado
Costado

Cuatrocientos noventa y nueve:

Arriba
Abajo
Costado
Costado


Quinientos:
UFF. Todavía no entiendo
para qué Roberto me dejó por esa gorda.


Jueves.


Cuatrocientos noventa y siete:

Arriba
Abajo
Costado.
Costado.


Cuatrocientos noventa y ocho:

Arriba
Abajo
Costado
Costado

Cuatrocientos noventa y nueve:

Arriba
Abajo
Costado
Costado


Quinientos:
UFF. Todavía no entiendo
que le pasó a Roberto que me dejó por esa gorda.



Viernes.



Cuatrocientos noventa y siete:

Arriba
Abajo
Costado.
Costado.


Cuatrocientos noventa y ocho:

Arriba
Abajo
Costado
Costado

Cuatrocientos noventa y nueve:

Arriba
Abajo
Costado
Costado


Quinientos:
UFF. Todavía no entiendo
como fue que Roberto me dejó por esa gorda.







Sábado.

Ayuno.
Relax.
Depilación.
Peluquería.
Sexo casual.
Arriba.
Abajo.
Costado.
Acostado.
Acostada.


UFFfff. Todavía no entiendo

por qué Roberto me dejó por esa gorda
fea.

8 de septiembre de 2007

LA FOTO DE MI PADRE



Papá, el Zorro, el pequeño ayudante, un vecino y el perro ¿de qué raza será?.



LA FOTO DE MI PADRE.




a Andrés Folino.
08/09/1922-14/07/1970.



I


Allí quedó,
detenido en el tiempo inmemorable,
mi padre
en su última foto,
como un imán a una ventana monacal
donde entrar al pasado
y ascender a l futuro
en sardónica profecía del falaz indulto.



II-

Allí quedó,
detenido en el tiempo irreversible,
mi padre
en su última foto
con la chata de cuatro ruedas
y cuatro nombres de mujer,
(las nenas de Folino)
sin puntos suspensivos.

Relucía un colgante de cuero y bronce,
y un eterno “Siempre bien”
fileteado en oro en la carrocería delantera.
La chaqueta del lechero
blanquísima y almidonada
y un escudo en el corazón independiente
como el club de sus amores.

Nunca tuvo un domingo libre.
Nunca tuvo vacaciones.
Su trabajo era un servicio público,
decía,
y estaba orgulloso de él.

Lo echaron de menos:
la jubilada de la libreta,
los mellizos,
las solteronas de la puerta de fierro,
el gordo del doque,
el recién nacido,
los manto negro de los ladrones:
“Andrés,
cuando hagamos un atraco grande
te pagamos todo”
y nunca miraron una cuenta.

La peligrosa villa del comisario Polo
lo protegía del crimen urbano
y casi todos,
vinieron al velorio.

Dicen que lo mató,
a los cuarenta y siete,
la nicotina acumulada
de los Particulares Fuertes,
-negros, sin filtro-,
el gusto excesivo por el vino tinto,
el frío y la intemperie
de aquellos fatigosos inviernos.

Para mí, que lo mató
la leche embotellada de los supermercados,
la tristeza de abandonar los tarros
y desamparar a los clientes de la vida.
Y, más que nada, lo mató
el gobierno de Onganía
que prohibió drásticamente
la tracción a sangre
en los barrios residenciales.
Fue entonces,
que hubo que vender al Zorro
(al querido Zorro
que se sabía de memoria
el recorrido diario)
a un quintero de la Costa de Sarandi,
quien se quejaba bastante
porque el caballo le salió rebelde
y dos por tres,
se le iba al trotecito,
para volver a nuestra casa
a visitar a papá.


No sé si lo evoco,
lo tergiverso
o lo voy inventando,
pero en uno de esos regresos
furtivos o casuales
vi lágrimas en los ojos de mi viejo
y en los del animal.

AUTO REPORTAJE O REPORTAJE EN AUTO.



Obra de Florencia Kohan.


Fiel a la tradición españolística, de hacer autorreportajes, comparto uno que ha inspirado a grandes camaradas (dicho sin connotación política) y mejores artistas que yo, como Joaquín Carbonell, quien se encuentra en Argentina para dar sus nuevos conciertos.



AUTO REPORTAJE O REPORTAJE EN AUTO.

-¿Usted, cómo se llama?
-Yo no me llamo pero mis amigos me llaman cada dos por tres por teléfono.
-Quiero decir que ¿cómo es su nombre?
-Mi nombre pertenece al género femenino y tiene cinco letras. Es un sustantivo propio que etimológicamente significa...
-No hace falta que diga eso. Solo su nombre propio.
-Tiene razón, si es mío no va a ser ajeno.
-Lo único que le pido es que me diga ¿cuál es su nombre?
-Cual es su nombre.
-Por favor, sea seria... ¿qué es lo que dice su partida de nacimiento?
-Que soy hija de madre casada con mi padre, el día en que nací al mundo, vamos... la fecha... pero eso no se lo diré ni en broma.
-No, que dice a continuación de "Nombre y apellido".
-Ahhh, hubiera empezado por ahí... como yo que comencé, naciendo.
-¿Me lo dirá o no?
- Si, si, no se impaciente. Se lo diré. Lucía Angélica Folino. Y pasemos a la segunda pregunta.
-Al fin... Encantado.
-LUUUU CIIIAAAAA AAAANGELICAAA FOOO LLLIIIII NOOOOO, (en cantando) es que no entono muy bien.
-Basta, señora.
-La culpa es suya, y no sea insolente caballero le pedí que pasara a la siguiente pregunta.
-¿Puedo inquirir su edad?
-No responderé.
-Disculpe, no quise ser indiscreto.
-Le digo que no responderé porque esa es la segunda pregunta y usted debía pasar a la tercera y saltear la segunda. ¿No se acuerda? Ahora si quiere saber cuántos años tengo se lo contestaré en la siguiente.
-No, deje. No hace falta.
-Ahhh, que tema me ha propuesto.¡Usted es brillante! Va a llegar muy lejos, jovencito.Porque parece que el planeta se ha vuelto ignorante, de repente, y ya nadie respeta la ortografía. Hay faltas hasta en los diarios y en la red de internet ni le cuento.
-Yo no le propuse ningún tema.
-Por eso ni le cuento.
-¿Le gustaría escribir sobre usted misma?
-Escribir sobre uno mismo es muy difícil, yo siempre prefiero hacerlo sobre una mesa o un escritorio.
-Esa frase es de Dálmiro Sáenz. "Esto es cultura animal" ¿No le da vergüenza plagiarlo?
-¿Me la robó? Es que el mundo está lleno de ladrones. Y no me llame "animal" que no lo he insultado, para nada.
-¿Usted es una pícara?
- Para nada. Yo diria que soy una pi-económica.
-¿Me está tomando el pelo?
-Nada de eso, estoy tomando un sorbete de lima alimón. ¿Quiere un sorbito?
-¿Qué opinión le merecen los cantautores?
-Inmerecida.
-¿Me recomendaría un libro?
-Sin duda, se lo recomiendo.
-Eso también es de Dalmiro Sáenz ¿no?
-Puede que sea de Alejandro Sánz, que para eso es su hijo. ¿no?
-Creo que no. Es distinto apellido.
-¿Ignora quien es “su” hijo? ¿No lo reconoció en el Registro Civil? Hombre ¡qué crisis de identidad que ha de tener el pobrecito con un padre como usted que ni lo reconoce.
-Señora... No tengo hijos. Usted me marea.

-¿Y la marea sube y luego baja? Sí, eso es de Serrat. Lo felicito por su gusto musical. Marea también es bastante bueno como grupo.
-Pero si yo no nombré a Serrat. Esto no me gusta nada.
-¿Enserio? ¿Cómo es que a un español no le gusta Serrat?
-No dije que no me gustara el catalán. Por favor... pie-dad.
-No insista. No le daré el pie. Y no me haga pito catalán. ¿Quiere?
-Im-presionante.
-¿Lo estoy presionando, acaso?
-Al Director de mi diario lo mandaré al carajo.
-No sabía que el periódico tuviera barco. Cuídese en el carajo porque puede haber piratas.
-Ese carajo, noooooo. Los piratas ya no existen, mujer.
-No se crea, hay algunas pi-lauchas que parecen pi-ratas de Sandokan.
-Auxilio. ¡Dios Santo!
-¿Ahora me dirá que Sandokan es Dios?
- ... ¡Qué pelo...!
-Vaya mozo, vaya. Le devuelvo su pelo. Es que lo tomé por equivocación.
-La equivocación es suya. LOCA, LOCA.
-Loca, loca, pero nadie me la toca.

-Ringgggringgggg... disculpe... tengo teléfono.
-Yo también y no hago tanto alarde por un celular en la cartera.

-Bueno... ahora sí, me tengo que re-tirar.
-Que se mejore, pero no se vuelva a tirar que puede dañarse el cerebro. ¿Hasta la próxima parada, chofer?
-¿Que parada ni parada...?, esto no es un colectivo y no pienso tirarme a ningún lado, IDIOTA. Esto es un auto.
-Tiene razón, usted sería idiota si se tirara. Mejor viajo sentada que parada. ¿No cree? Pongo el automático y sigo.
-Nos vemos, vaya doña.
-Idónea, nomás. ¡¡¡Taxi!!!

El taxista que escuchó todo resignado en su butaca:
-¿Adónde la llevo, señora?
-Usted no me llevará a ningún sitio, degenerado. Yo voy sola.

Buena Vista Social Club y hasta la vuelta.

7 de septiembre de 2007

COMPLETAMENTE ANÓNIMOS.



Iceskator.

COMPLETAMENTE ANÓNIMOS.


A los amantes de César Vallejo.
Completamente.



Si pudieras cambiar el curso del mundo, con la utopía de los ingenuos veinte años
anónimamente ¿lo harías?. ¿Qué cosas llevarías en tus maletas?. ¿Somos y seremos nosotros capaces?
Nos encantaría ver resucitar a Carreter y que viniera a darnos lecciones de concordancia, de justa proporción. Sin embargo, hay reglas que uno debe abandonar, por mandato expreso. No por moda ni por resignación retórica sino porque están mal. Muy mal. El asunto está en los genes.
Anónimamente. En achacosa incertidumbre.
Por ejemplo, la regla de los acentos en los monosílabos. Inservibles y anticuados,
además de no mantener criterios uniformes y escolares, hieden a senectud prematura.
¿Por qué tu (adjetivo) y tú (pronombre)? ¿Por qué porqué? ¿Acaso no hay otros homónimos en las caracolada lengua de las mariposas parlantes?
Anónimamente. No subrepticiamente.
Y sin embargo, el verso libre es la cesárea (Milton lo engendró descaminado) que da a luz la esperanza e inventa ritmos y cadencias. Una actividad más noble
que resolver rosacruces grillas insignificantes luchando en las Cruzadas, como templarios de las palabras con horóscopo manifiesto.
Anónima e inútilmente en la acelerada pista de patinaje sobre el hielo de los corazones cuyo centro vital y principio es el simulacro emborronado de la imagen.
Posmodernismo que los tiró.

6 de septiembre de 2007

ASOCIACIONES LIBRES.




Saxo.




Lucía y el sexo. Película de Julio Medem.




CAÓTICA ANA.FORA.



...ring de teléfono,
ring de box,
box de vox dei,
dei de deidad,
dad a dedo,
dedocafónico o dodecafónico,
afónico,
fónico de telefónico,
de único ring
rang, rango,
ring,
ring ron,
ron ronda,
fonda redonda,
honda
cachonda de onda
y moronda.


Invito a la concurrida
concurrencia
concurrente
y ocurrente
a continuar
con las canciones,
asociaciones,
pasiones,
oraciones
y recurrentes
provocaciones.


según su leal saber y entender,
para mejor saber y nunca entender.

5 de septiembre de 2007

CONSEJO SOBRE ESCRITURA.



Luca Prodan.




Tapa del libro: Un ciego guiando a otro ciego, de Carlos Polimeni.


CONSEJO SOBRE ESCRITURA.





“Yo no quiero guita. Yo quiero a mis amigos y a la gente”
Luca.


Y salpicá sangre caliente,
Eyaculá sobre los rostros.
Tocálos.
Que pueda olerse tu vómito en la acera,
estremecerse la mirada luctuosa
del francotirador descamisado.
Sé el mejor ajedrecista de palabras.
Contá tu hagiografía
montado en un plumero.
La libertad está en tu mente:
cortapisa, hato, martillo;
la libertad no es mentira,
zigzaguea acribillada,
sobrevive vapuleada.
Descorré el velo del miedo.
Adulterá los vinos malos.
Socorréme. Descarnáme
con letra impresa o contando
lo que supe y he olvidado.
Escribí como si fueras
monstruo, adonis o murciélago.
Los murciélagos son ciegos
con radar en la penumbra
(como Milton, como Borges),
que tienen sectas y aguantan
otro Informe para ciegos.
¿La vida? La vida pasa;
escrita o hablada pasa.
En cien años será historia
antigua o contemporánea.
En mil años, teogonía;
pero hay que escribir con ganas
como si hubieren marcianos
espiando en sobremesa
después de cenar cadáveres.
Vas a escribir lo que quede
para nadie o para nunca.
No se escribe para uno;
porque hace bien.
Se lo hace porque atraganta
el dolor abisal de la partida.
No te vayas sin obra en tus espaldas
para el que pueda leerla,
el que abra sus alas vírgenes,
si es que hay Tiempo,
y hay papeles y libros
o bolígrafos o máquinas,
que aunque tengan mil cerebros en un chip
son cajas bobas,
almas en pena en un gris pasadizo.
Sé lúcido
por placer, por deber y por destino.
No te disfraces de ebrio,
-es mejor estar dormido, drogado o muerto-.
El dinero está sobado.
Manoseada mercadería rancia.
No busques su mediocridad.
El prestigio, sí, eso buscálo.
Afilá las pezuñas, te lo ruego.
Perseguílo por las buhardillas,
hasta en el barro, debajo de las piedras.
Rascálo.
Donde hay genio no hay talento.
Si no tienen talento, arre la injuria
para aquellos que lo compren.
No pidas un consejo de escritura.
No podremos dártelo. Nos excede.
Cualquier declaración es cuenta nula.
Solo puedo brindarte mi experiencia:
La próxima vez, mordélos.
Mordélos, Lu, mordélos.

4 de septiembre de 2007

NARCISO



Victor Hugo, denuncia en esta obra la perversidad del poder. Con todo mi respeto.




A Bob Dylan, con devoción.







NARCISO.





Pobre de ti, Narciso endemoniado,
víctima de arrumacos y de fobia;
pobre de ti, payaso inveterado
monaguillo de fiel misa sin novia.

Robaste a San Antonio su costado,
hincaste el diente en viaje por la noria,
volviste a mancillar el nombre amado
rebasando entre escrúpulos y euforia.

Llevas en las solapas incrustada
la flor de la camelia de tu vida,
la marca en el orillo desgastada,

señuelo en la chaqueta apolillada
y un hedor fracasado en la partida
que embriagó a aquel que nunca ganó nada.

3 de septiembre de 2007

LA AUXILIAR DE ENFERMERÍA



MANO A MANO- PROYECTO HIV.



Foto tomada de la red.




“Si lo dejáramos todo en paz y renunciáramos a arreglarlo, ¿qué podría suceder? ¡Nada! Sencillamente nada.”
Fedor Dostoievski – El doble.



“Yo soy un haragán de formación católica.”
Juan José Millás. Contables y poetas.


LA AUXILIAR DE ENFERMERÍA.

Enjuta y pedernal, hasta medrosa,
camina por la pieza y los pasillos,
solícita se lleva alguna chata
que no le corresponde,
(la compañera estaba de licencia).
Hay un silencio antártico en la sala,
lo ve y se persigna; sigue el viaje.
El suero se le acaba a cama cinco.
No llegará el doctor hasta mañana.
¿Dónde están los pañales de repuesto?
El paciente ha vuelto a hacerse encima.
Le pide a la familia retirarse,
evita que se sienta
el olor a la caca del enfermo;
y después de lavarlo
lo consuela.
Un médico de abortos clandestinos
que fue de vacaciones al Caribe
ayer quiso acometerla.
Es joven, es bonita, tiene sueños,
un mapa de progreso la perturba
y amojona inyecciones como estacas,
tratando de encontrar imbricaciones,
remoliendo las briznas en morteros
con pereza o hastío;
nomenclaturas de predestinados cadáveres
y pestes en fórmulas ignotas
despejan la carretera.
En propinas, los fardos de monedas
no alcanzan a entramar
sus títulos jerárquicos.
Detener la hemorragia es el anverso,
la premura es lavar vómitos cáusticos,
mitigar los insomnios con cuidado.
La auxiliar trapichea con el asco,
despatarra los miedos a la muerte,
bambolea la vida que contiene,
sin glamour, con sus modos,
sencillamente,
inocua por contraste.
La auxiliar es mejor que una poesía.
El una obra del arte del alivio.





Signos.

2 de septiembre de 2007

MÁRGENES


Sola.




Victorica. De espaldas.



MÁRGENES.



Vaga por las calles de la inexperiencia,
y de la incomprensión
sembrando los bordes de ríos de cinabrio
con flores de jacarandá,
burucuyá y salvaje;
siempre yuyo verde y caótico
en la cuenca destronada
de un cuarto de hotel
ocre o bermellón;
nunca arco iris
ni montaña a cielo abierto.
Descompuesto el esqueleto,
en cien guerras de los Cien años,
Cien años de soledad,
hedores en los escaños de
lores, toras y aforos.
La marginación,
causa del mugriento desasosiego,
los márgenes y las márgenes:
ora los, las, les, luz
y sombra y siembra
hambre que viaja por los tiempos,
aquellos turnos
en que el sexo era comida,
en que era caverna mercenaria
de las noches toledanas,
era contrapunto,
sequía y celaje,
una pulsera recibida cual ofrenda,
un cerco alderredor de la esperanza.

1 de septiembre de 2007

LA CAMARERA.




Leonard Cohen.


Mala.


LA CAMARERA



Después de haber agotado El sentimiento trágico de Unamuno y El pingüino vive de Simone Weil los tertulianos se fueron yendo.



Uno por uno se marcharon. Solo don Julio (Julito para los compadres poetas de nocturnos) quedó en el rincón de siempre.

Me acerqué tímidamente a retirar las copas de la mesita de “Los heraldos de la abeja”.

-El sentido de la vida no tiene una perspectiva universal, pero es que sus palabras siempre tan esmeriladas propician a un diálogo de borrachos, Julito- me atreví y le dije:



Porque ¿a qué dudarlo? La vida no tiene ningún sentido. En eso estamos de acuerdo, si. O tal vez, no. Me deja perpleja el planteo de la pregunta es a estas horas.
Yo llegaré a mi cuarto alquilado, tarde. A esa hora no hay ni metros en la ciudad de Madrid. Tendré que caminar quince cuadras bajo la lluvia.
El dueño del apartamento de Alonso Martínez pretende aumentarme la renta de la habitación, por culpa del alza de los precios de inmobiliaria... Usted no me está oyendo. ¿Verdad que no? Entonces permítame que me siente a su lado. Ocurre que cuando llego a la fría habitación de la que le hablaba nadie me espera con una taza de caldo de gallina. ¡Que contradicción! Todo el día sirviendo sopa a los clientes y lo único que quisiera encontrar a la vuelta del trabajo es un plato caliente para compartir con alguien con quien conversar.
Mañana usted habrá olvidado toda esta cháchara. Pero no sabe lo bien que me hace desahogarme con una persona tan importante.
A veces creo, que Dios se ha puesto de mi lado. Julio está en el bar. Voy a servirle un vino a Julio.
Cuando Ud. me pida el desayuno (mañana, pasado el mediodía) me sonreiré íntimamente y no haré una sola mueca. Mi gesto quedará sellado en la molicie.
Sé que volverá a vomitar antes de la noche y yo seré la única camarera disponible que quede para atenderlo. Las demás ya se habrán ido. La última que permanecerá a hacer horas extras soy yo. Por propia voluntad.
Es que como le decía... no tengo a nadie que ahueque mi colchón y me recaliente un cocido.



Si señóóó... usted me cae tan simpático. Tómese otro vinito conmigo.



Sus historias de Tenorio con mujeres variopintas me hacen pensar que estoy frente a una estrella del rock and roll. Un sabio contemporáneo, Julio. Un Mick Jagger, un Keith Richards. Un Charly Watts. ¿Qué digo un Charly Watts? Un Leonard Cohen.



Me lo imagino rapeando como Eminem, y yo, yo… yo soy la Mala Rodríguez cantándole Nanay... 



"Su perfil es enjundioso. Su rostro esbirro excita mis argumentos más ingenuos y exaltados." murmuré.

Y no volveré a  rimar enjundioso con odioso que después usted se burla y me critica por usar palabras cursis y, además, ya me explicó veinte veces que no se debe decir rostro cuando se quiere decir cara. Pero escucharlo corregirme tan amorosamente me provoca, me sube...

EAAAAAAAAAAA 
EAAAAAAAAAAA
EAAAAAAAAAAA

¡Despierte! ¡Despierte! Llegó su taxi.




(Que pase una buena noche, mi querido).