23 de septiembre de 2007

ADULTERIOS.



(fotografía de un fantasma)


ADULTERIOS.



Es la hora ambigua y reticente.
No me mires así, me desespera
la pupila dilatada,
tu aliento,
tu boca cuando muerde,
esa forma que tienes de reírte,
tan aprisionado en tu pasión
/lluvia dorada/
tan letal, tan esquiva
infiel amante.

No me hables con esa voz,
no sé cuanto resistan
mis huesos el preámbulo,
la respiración que dejas
en torbellinos
de nombre y adjetivo.

Clemencia.
No me ames,
¿Para qué?
Duelen tus pulsaciones
lo mismo que el ruido de metrallas,
sofocan tus abrazos de escorpión
la noche enredadera.

Debe disolver la memoria,
violar los pactos,
enturbiar los carbones,
confundir encrucijadas,
ya no sé si podría soportarlo.

Si vas a distanciarte no te apures
y llévame en tu bolsillo
con pliegos de cordel
y nunca, pero nunca,
vuelvas a engañarme
con el eco de lo que dices
o malamente haces
para enlutar
mi precario corazón de hámster
con bigotes de adulterio.

Prefiero no avanzar a detenerme.
Las mentiras son cosas para niños.
No me gustaría que la muerte
nos entrechoque
tratando de alcanzar
la sortija del tiovivo.

Aunque de eso se siga tratando la adultez
y sea una ignominia.

7 comentarios:

Isabel Chiara dijo...

El adulterio silencioso y negado destroza los principios básicos del amor y de la confianza en ese amor. Y es devastador aunque se admita o se tolere llegado el caso de la confesión.

Prefiero no avanzar a detenerme.

Un abrazo

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

isabel: el adulterio es la negación del amor.

La mayoría de los hombres y algunas mujeres no comprenden su gravedad.

Paso a leer (si puedo)tus letras sobre Penélope quejosa. Te diré que también yo (hace tiempo en el foro de Serrat) dije que la conducta del marido de Penélope me parecía una típica liviandad de macho.

Makiavelo dijo...

Muy interesante el poema, así como vuestras disquisiciones acerca del tema.
When I was young vi una película que me marcó profundamente en esa época, "Woman in Love", escribí al entonces mi mejor amigo para que la viera, la película la dirijió dicho sea de paso el hortera de Ken Rusell y la intepretaba entre otros la magnífica Glenda Jackson.

Qué tiempos aquellos.

Un saludo y a soñar con los angelitos.

Makiavelo dijo...

Veo que no dormís. Muy agil.

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Es que aprendo de Buenafuente.

Makiavelo dijo...

No te pierdes una.

unservidor dijo...

Una nota: http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/science/newsid_7009000/7009001.stm

Y las mentiras no son para niños: es que los grandes no sabemos fantasear como ellos.

PD: En mi blog hice el mes pasado una seleccioncilla de Girondo y la próxima la decidí ayer... Hoy entro acá y resulta que vos también la pusiste! ("El cantar de las ranas"...) Y bue, por ahí de Baterflai a Ernesto, de Vill-Gates a Pulgoso, algo tengamos en común los ciudadanos de Podetia...
Un beso