26 de septiembre de 2007

FRAGMENTOS DEL CORAZÓN AGRIETADO.






Fragmentos del corazón agrietado.



No hay
que llegar
demasiado
tarde
para ser el último.
Para ser
el primero
en la ciudad esquiva
basta serenarse
antes y después.



Quise
florecer
como dios
en tus noches.
Ni siquiera
fueron días.
¿Son instantes?
dolor sibilino,
amor de caléndula
herida,
ingenuidad
en el noviciado,
exagerando roces,
extenuación,
odios mortales,
aburrimiento,
maldiciones,
angustia.
Soledad
que se comparte,
soledad
que se tolera,
soledad
que se entrega
y se derrite
al despropósito
de seguir siendo
solos en la multitud.



No existe
más pasado
que este mensaje
que lego
a los ojos
de tu alma
desde
el pálpito y la extrañeza
para alojarse
en tu incertidumbre
huraña.
Ni tampoco creas
que hay
futuro en él.



Seguí los consejos
que alguna vez
te diera la luna
infructuosamente:
Enamorarse es pecado mortal.


Quienquiera
que seas
dondequiera
que estés... estás gravísimo,
indiano.
No puedo ayudarte más.
[Ni vos a mí]


¿Será nueva tu historia?
No sigas
carcomiendo
los recuerdos
de pocas imágenes
y tantas
palabras goteadas,
chorreadas.
en la hendidura
de una plaza caracol.
Dejémoslas
macerar
como frutas
en vino tinto.
Mejorarán su calidad
y no nos darán
deseos de vomitar
en las fiestas
de fin de año.



No resbales,
de nuevo.
Una locura digna
de mentes afiebradas
como [nu]bes
de verano
quema
la siesta.
Caprichos
del gallo madrugador.



Yo te comprendo
(a veces)
y trato de perdonarte
(perdonarme)
(a veces)
los arrebatos,
pero se hace
tan difícil.
Las humillaciones
no tienen
vuelta atrás.
Lo mismo
que el silencio
autista.



De lo único
de lo cual no se regresa
(lo dije antes
de cometer ese delito)
es de la molicie
del ridículo,
y de la turbiedad
de la muerte.

9 comentarios:

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Reproduzco dos comentarios de:

@ vice

Jo Lucía, emocionante y exacto poema, es usted literalmente fabulosa, muchas gracias.


@ provoqueen:

Lucía, usted lo ha dicho: "no hay que llegar muy tarde para ser el último; y para ser el primero en la ciudad basta con serenarse".
Sí, me gustó mucho este poema. Y también la historia de sus abuelos.



De este modo cuando me sienta abatida por las letras los releeré y me darán coraje.

Isabel Chiara dijo...

De lo único
de lo cual no se regresa
(lo dije antes
de cometer ese delito)
es de la molicie
del ridículo,
y de la turbiedad
de la muerte.

Porque apuntala los labios de la grieta y le impide cicatrizar. Qué verdad es y con qué facilidad se cae. Me gusta eso de que enamorarse es pecado mortal.

Vill Gates dijo...

Soledad... soledad...
La única herida que se reabre pero nunca en el mismo lugar.

Henrixze Hans dijo...

Por lo poquitísimo que leí, más que nada este primer poema, debo decir que el nombre del blog no es el adecuado, me atrevo a afirmar (siempre me atrevo a cada cosa) que esto da para más que para un premio consuelo, pero, por otro lado, hay que conformarse, tenés un premio consuelo por lo menos... No como yo que sólo tengo deudas y más deudas...

Saludos.
HENRIXZE
Y volveré, si recuerdo el camino.

ÉCLIDES dijo...

Tu poesía tiene una fuerza de cascada
que a la vez que besa a la frente puede con el tiempo partir a una piedra

Muchos saludos

Loco Dulce De Leche dijo...

Ahora puedo ver quien sos...

No exactamente, pero al menos en papelitos virtuales...

saludos, aunque no te guste...

Loco Dulce De Leche dijo...

Folino sos tan ironica, y odiosa... Se pude saber que mierda te pasa?

que carajo es esa ese "JAJAJA", una critica? porque si te parece que una critica y encima constructiva, estas un poco equivocada.
Sos demasiado soberbia para mi gusto... al margen de ser buena o mala escritora... podrias ser un poquito menos lastimosa...

adictaacruzarenrojo dijo...

Tiene algo que atrae y agarra...

Un beso rojo

Joan Pinardell dijo...

Maravilloso poema... espiral sonora que golpea la sien para despertar mi apatía... la poesía es un arma cargada no sé si de futuro pero sí de luz... ahora... en este presente... lo es... lo son tus palabras... rios que me enseñan a vivir más dignamente, a comprender los rinconces oscuros, a liberar mis corazón agazapado...gracias mujer... por esas palabras dignas y verdaderas...
joan