8 de agosto de 2007

ÉL SUFRE.



La tentación de Mesolino de Panicale.


ÉL SUFRE.





ÉL SUFRE.


Él sufre.
Ella es su mudo fantasma.
La oquedad de esa imagen
es la herida de su cuerpo.
Un deseo insatisfecho
del Absoluto caprichoso.

Aquella no-identidad
de la mujer de agua
engendra su erotismo
de animal blasfemo,
deshace su impotencia
en las redes del engaño.

Busca
un signo,
una palabra menos oscura,
una duda que despeje las dudas.
Busca
el mar afuera de la ficción.
Busca
el nacimiento indecible de la aurora.
Busca
el camino de cenizas prohibido.

Él sufre, busca y espera.





(Poema extraído de mi libro: Acuario Plateado por la Luna)

5 comentarios:

Tomás Münzer dijo...

Sufre porque no la puede poner o porque la tiene chica? jaja, me zarpé, borre si quiere. Aunque si opino en serio creo que es por lo primero (aunque lo diria de otra forma, busca ESO)

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

jajajajaja.

Muy bueno tomás.

Tomás Münzer dijo...

Le gustó?? que bien. No dijo nada de mi simpsonización...

Vill Gates dijo...

¿Porqué sus damas parecen ser siempre culposas?

No, no me estoy vengando...
No sería capaz de eso.

Fué en privado lo mío también...

Noa- dijo...

Enhorabuena por esas publicaciones.

Gracias por tu paso y tus palabras en mi rincón.

Saludos